Nos vamos de ruta a la Costa Brava y Costa Barcelona, un destino que parece diseñado específicamente para disfrutar de un buen descanso y de unas vacaciones divertidas en familia. Aquí encontraréis estupendas playas perfectamente equipadas, pero también pueblos con encanto, ruinas romanas, museos surrealistas, bosques mágicos, fascinantes mundos submarinos e incluso volcanes, además de innumerables propuestas de actividades que no podréis dejar de practicar.

 



Si viajáis con niños pequeños, tanto en las playas del Maresme, englobadas bajo el sello turístico de Costa Barcelona, como en las de la Costa Brava, al norte de Blanes, encontraréis animados pueblos costeros que ostentan el sello de Destino de Turismo Familiar.
Localidades como Calella, Pineda de Mar, Santa Susanna, Malgrat de Mar, Blanes, Lloret de Mar, Sant Feliu de Guíxols, Castell d’Aro, Calonge, Torroella de Montgrí, Sant Pere Pescador o Roses han desarrollado programas de ocio pensados especialmente para familias con niños pequeños. En ellos abundan las actividades al aire libre y entretenidas visitas culturales, así como playas largas, anchas y de fácil acceso en las que se pueden practicar numerosos deportes acuáticos como excursiones en kayak, snorkel o windsurf.

 




Si lo deseáis, también podréis descubrir idílicas calas rodeadas de pinos, cuyo profundo verdor se funde con el intenso azul del Mediterráneo. A algunas sólo se puede llegar en barco o dando largos paseos, pero hay muchas que están a pie de calle, en pleno centro urbano.

 




Si conducís hacia el interior descubriréis bellos paisajes como los de La Vall d’en Bas o la Zona Volcánica de la Garrotxa, en los que disfrutaréis adentrándoos en una naturaleza exuberante de pueblos míticos y bosques llenos de magia. Podéis estar seguros de que los niños se lo pasarán en grande paseando a lomos de un burro por el parque de la Pedra Tosca, o emprendiendo una excursión en carro por el interior de la Fajeda d’en Jordà o subiéndose al tren turístico Tricu Tricu para descubrir las granjas de los alrededores de Els Hostalets d’en Bas.

 




Y si queréis que los niños dediquen parte de sus vacaciones a aprender de forma amena y distendida, la oferta cultural es variada y sumamente interesante. El museo del Mediterráneo en Torroella de Montgrí, el museo Dalí en Figueres, las ruinas grecorromanas de Empúries, el museo de la pesca de Palamós, el de la historia del juguete de Sant Feliu o los jardines botánicos de Blanes y Lloret dejarán a los pequeños de la casa con la boca abierta y con ganas de saber más.

 




Condimentad todo lo anterior con una jornada en uno de los parques acuáticos de Lloret o Malgrat de Mar, un paseo en el tren turístico de Roses o en el tren miniatura de Castell d’Aro y una excursión en bici por Pineda de Mar o los Aiguamolls del Empordà y el éxito está más que asegurado.
Ver nuestra ruta recomendada para famílias por la Costa Brava y Costa Barcelona