¡Dicen que para saborear la gamba roja, recién salida del mar, solamente hay que pasarla por la plancha, vuelta y vuelta y a disfrutar de todos su sabor cogiéndola con los dedos y chupando la cabeza! Así es Cataluña desde el punto de vista gastronómico.
Cataluña, diversa en los paisajes, también lo es en su cultura gastronómica. En cada lugar del territorio, debido a su geografía, el clima y las realidades culturales de los que allí habitaron, encontraremos una cocina que hará despertar sensaciones distintas en nuestras papilas gustativas.

Disfrutar de toda su esencia con un itinerario en coche que nos llevará a visitar las tierras del interior con sus sabrosos embutidos, la Costa Brava, la cocina volcánica de la Garrotxa y las recetas de montaña en los Pirineos, entre otras muchas experiencias.

De norte a sur, de la costa a los Pirineos, la variedad de productos y recetas son capaces de llenar páginas de las mejores guías.. Y es que la cocina de Cataluña se ha posicionado entre una de las mejores del mundo y esta ruta gastronómica nos ayudará a descubrirla para deleite de los viajeros.

 


Diversidad de paisaje, amalgama de sabores

Las flotas de arrastre y cerco llenan las lonjas a diario de lo mejor del Mediterráneo. Un suquet de pescado es el máximo exponente de está diversidad, es el Mare Nostrum puesto en la cazuela de forma sublime como también lo son las gambas de Palamós o de Vilanova i la Geltrú a la plancha, sin más aderezo que una pizca de sal gorda. Desde los acantilados de la Costa Brava hasta los horizontes infinitos del Delta del Ebro, los 580 km de costa catalana van desfilando a los ojos del viajero como las páginas de un libro, mostrando pueblos marineros como el Port de la Selva, Cadaqués, Calella de Palafrugell, Sitges y l’Ametlla de Mar, además de calas entre pinos de una belleza inusitada. En el sur, el Delta ofrece la otra cara, con sus arrozales que conviven con los espacios protegidos y los mariscos que ilustran los platos más típicos. Lo más glamuroso, tomar una barca y en las bateas, degustar unas ostras acompañadas de una copa de cava. Este elixir burbujeante ayuda a potenciar aún más si cabe, el sabor de la ostra recién sacada del agua.

La Cataluña gastronómica hay que saborearla con delecte. A cada comarca, en cada pueblo, su producto con la receta tradicional. Las excelentes carnes del Pirineo Catalán en los valles del Segre (la Cerdanya i Alt Urgell) o el Noguera Pallaresa (el Pallars Sobirà). Hay que recorrer la ruta del románico y embelesarse con los nueve templos de la Vall de Boí declarados Patrimonio de la Humanidad. Y cómo no, acompañarlos de un sabroso trinxat, un tiró amb naps (pato guisado con nabos) y probar la girella, el único embutido que se elabora con carne de cordero. Y de postres los quesos que para esto hay diversas queserías tradicionales con una gran variedad de productos. Y si nos gustan los fuertes, atreverse con el de tupí, queso macerado en aguardiente.

 


Experiencias inolvidables

Transitar por un territorio es disfrutar de un sinfín de experiencias y en Cataluña esto se convierte en una evidencia. Descubrir el paisaje a bordo de un globo aerostático y al aterrizar, disfrutar de un desayuno acompañado de una copa de cava. Deslizarse por el Noguera Pallaresa haciendo rafting y saborear luego los mejores quesos del Pirineo. Dejarse seducir por el arte románico con la proyección de un mapping en el ábside del templo de Sant Climent de Taüll. Asistir la vigilia de san Juan a la bajada de fallas encendidas en los valles pirenaicos de Boí o Isil. Navegar a bordo de un llaüt centenario por la Costa Brava, cazando el viento con la mayor y sumergiéndote en las aguas cristalinas antes de desayunar a bordo. Degustar una ostra recién sacada del mar en las bateas del delta del Ebro, acompañada de un cava brut reserva. ¡Qué más se pude pedir!

 


Cataluña inspira, seduce, emociona, tanto por sus paisajes bien conservados como por el legado patrimonial y sobretodo, por su gastronomía. ¡Descúbrela con nuestra ruta recomendada Cataluña, Paraíso Gastronómico! ¡Te va a encantar!

¡Cataluña, apuesta segura para unas vacaciones inolvidables! Ver la ruta recomendada