Es una tierra áspera que se desmenuza en centenares de islas. Quizás por eso, en esta Costa Dálmata de Croacia, trazaron sus caminos en el mar y, junto al puerto, construyeron un rosario de ciudades únicas. Allí está Split con su palacio romano, el cinto de murallas medievales de Dubrovnik y su bella vecina Trogir sobre una isla, la catedral renacentista de Sibenik, el teatro veneciano de Hvar. Y, entre tanta piedra, tiene todavía tiempo de guardar una de las cascadas más maravillosas en el Parque Nacional de Plitvice o de Krka. No hay mejor manera de descubrir la esencia de Croacia que disfrutando de una maravillosa Ruta en coche

 



Nuestra ruta recomendada por Croacia desde Zagreb hasta Dubrovnik, a lo largo de su bello litoral, seduce a quien decide emprenderla, e hilvana un recorrido que tiene en Zagreb su puerta de entrada. La capital de Croacia y a la vez el corazón político, económico y cultural del país, es una ciudad bonita y agradable que mantiene vivo ese encanto medieval, especialmente en su casco histórico. La capital croata esconde muchas sorpresas que tendremos ocasión de descubrir.

 




Pero conviene lanzarse a explorar las maravillas naturales de Croacia, hacia su máximo exponente, el Parque Nacional de los Lagos de Plitvice, declarado Patrimonio Mundial por UNESCO. Este Parque Nacional lo forman dieciséis lagos entre los que el agua salta por distintas cascadas. Los envuelven bosques espesos, de pinos y hayas, donde se esconden lobos, osos, ciervos y jabalís, entre otros animales.
En el extremo de una península, Zadar, la antigua ciudad medieval conserva parte de sus murallas así como un buen número de iglesias de distintos estilos. La puesta de sol desde su Paseo Marítimo es una experiencia fantástica que nadie debería perderse, ya que cuenta con dos atracciones únicas: una de ellas es el Órgano del mar, que emite un sonido especial que producen las olas al entrar en contacto con unos tubos ocultos bajo la construcción; y la otra atracción es Saludo al sol, un gigantesco círculo de 22 metros de diámetro, compuesto de 300 placas de vidrio en forma de anfiteatro, en la que se encuentra una representación del Sistema solar.

Comienza en Zadar, de norte a sur, la ruta por la Costa Dálmata, un continuo de hermosas ciudades medievales, encantadores pueblos marineros y pequeños archipiélagos, con una vegetación que llega hasta el mar, formando uno de los más bellos litorales del Mediterráneo. Nuestra primera parada será en Šibenik, situada en una bahía frente a las islas Kornati. En una ladera que cae al mar, la ciudad medieval cuenta con un callejero sembrado de escaleras y recovecos. Debe visitarse su impresionante catedral de piedra blanca y acercarse al puerto. A sus numerosos monumentos, suma el atractivo de estar poco frecuentada por turistas.

Desde Šibenik se accede al Parque Nacional del Krka. El río Krka desemboca plácidamente en una ancha ría. Remontándolo, al fondo de un angosto cañón, se precipita por cascadas rugientes en la que está permitido el baño. Encima, se tienden escaleras, puentes y pasarelas que cruzan las aguas. Espectáculo, como mínimo, increíble.

 




Muy cerca la irresistible ciudad de Trogir. Envuelta por el agua, la ciudad medieval presenta un ovillos de calles entre las que sobresalen los campanarios de las iglesias. En la Catedral, debe dedicarse un tiempo a la portalada románica, labrada en 1420 por el escultor Radovan. El centro hsitórico de esta pequeña ciudad-museo es un auténtico tesoro que no hay que perderse. En su atractivo puerto atracan lujosos yates y aguardan agradables restaurantes con terrazas donde degustar su rica gastronomía local.

Pero si hay una parada imprescindible en esta ruta por Croacia, esta es Split, que acoge uno de los conjuntos monumentales más impresionantes del Mediterráneo.
La ciudad vieja creció dentro del antiguo palacio del emperador romano Diocleciano. Entre sus muros, conviven los templos clásicos con las casas medievales en una simbiosis única, imprescindible. El palacio de Diocleciano es el corazón de la ciudad y ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, junto a su núcleo histórico.

 




Desde Split parten los barcos para llegar a dos de las islas más bellas de Croacia: Hvar y Brac. Roca roja, lavanda y pino, Hvar, la isla situada frente a Split recibe y seduce al visitante con su olor mediterráneo. Su capital, con el mismo nombre que la isla, guarda el sabor de cuando los venecianos la ocupaban y un teatro singular. La isla de Brac, posee la lengua de arena más bonita del Mediterráneo. Aquí se encuentra su afamada playa Zlatni Rat, de intenso color azul y dorada arena, que algunos alaban como la más bella del país.

En el recorrido de Split a Dubrovnik, la isla de Korcula también merece una visita. La isla, menos explotada que otras, parece detenida en el tiempo. Maravilla medieval mayúscula su capital, del mismo nombre que la isla. Parece como si Marco Polo, que afirman que nació aquí, todavía pasease por sus calles. El viajero tiene un pequeño museo dedicado a la que fue su casa, junto a la Catedral.

Dubrovnik, la guinda del pastel, cierra con broche de oro estas costas. La que fue república de Ragusa se envuelve de murallas medievales. Nada como pasear y perderse por sus empinadas callejuelas, para encontrarse, de pronto, ante joyas como los conventos de los Dominicos y de los Franciscanos, o cualquiera de sus palacios. Hay muchas maneras de entrar en Dubrovnik pero, para tener idea precisa de cómo se distribuye su ciudad medieval, nada mejor que encaramarse a las murallas. El paseo, con distintos accesos, permite dar la vuelta a todo el recinto medieval. Curiosamente, aunque la ciudad fue duramente castigada por las bombas serbias, sus fortificaciones sufrieron poco. La única traza que ha dejado la reciente guerra son los mapas que, en los accesos al casco medieval, sitúan dónde cayeron proyectiles.

Esta ruta por Croacia depara muchas sorpresas para deleite del viajero. Reserva ahora nuestra Ruta Recomendada por Croacia y disfrutarás del mejor precio. Recibirás gratuitamente nuestra Guía de la Ruta, con toda la información y nuestras recomendaciones detallada día a día, para que puedas disfrutar al máximo el viaje. Ver la ruta