Maggiore, Como, Garda… los nombres de los lagos del norte de Italia suenan a lujo y elegancia. Y es que hace ya muchos lustros que la aristocracia y la jet set de todo el mundo los ha elegido como lugar de veraneo o residencia.

Bajo la atenta protección de los Alpes y en plena región de la Lombardía, se despliegan los tres mayores lagos de Italia. Tanto por la belleza natural del paisaje que los rodea como por su proximidad a ciudades imprescindibles como la elegante Milán, la romántica Verona o la mágica Venecia, son un destino ideal para los que quieren disfrutar en sus vacaciones de naturaleza y cultura.

El apuesto actor George Clooney y futbolistas de élite como Beckham, Ronaldo o Messi son solo algunos de los famosos y adinerados propietarios de suntuosas mansiones a orillas del lago Como. Recorriendo en coche la agradable carretera que bordea el lago se descubren refinadas poblaciones como Cernobbio, Tremezzo, Menaggio, Varenna o Bellaggio, cuyo reflejo en el agua forma estampas inolvidables.

El Maggiore tampoco se queda corto en cuanto a hermosura. Para contemplarlo en toda su magnificencia nada como subir en teleférico al monte Mottarone o adentrarse en barca hasta las islas Borromeas.

Del lago Garda destacan las poblaciones de Sirmione, Desenzano, Gargagno o Malcesine y la cercana ciudad de Verona, cuna de la pareja más romántica de todos los tiempos: Romeo y Julieta.

¿Y qué decir de Venecia, última etapa del recorrido y colofón inmejorable del viaje? Sus canales y palacios, sus góndolas y sus puentes siguen arrancando suspiros de admiración a todo el que se adentra en sus plazas y callejuelas.