Limoges y su famosa porcelana

Capital indiscutible de la porcelana, Limoges es una bella urbe con más de dos mil años de historia y un exquisito legado arquitectónico, que en 2008 entró en el prestigioso grupo de Ciudad de Arte e Historia. La ciudad se encuentra a situada a orillas del río Vienne.En cuanto a pericia artesanal, la ciudad destaca por su producción no solo de porcelana, sino también de esmalte y vidrieras, artes todas relacionadas con el dominio del fuego.

Tendréis ocasión de conocer mejor el arte de la porcelana visitando tres importantes espacios histórico-culturales, así como de descubrir y pasear tranquilamente por el casco histórico de Limoges para descubrir sus bellos jardines, iglesias y animadas plazas.

La porcelana de Limoges

La porcelana de Limoges se caracteriza por su finura y una blancura translúcida. Se utiliza no solo para vajilla sino también para numerosos objetos decorativos. La primera fábrica de porcelana de la ciudad abrió sus puertas en 1771 y desde entonces fueron muchas las familias que se dedicaron a perpetuar tan arraigada tradición.

En 1768, el cirujano Jean-Baptiste Darnet descubrió un yacimiento de caolín de gran pureza cerca de Saint-Yrieix, al sur del departamento de la Haute-Vienne. Era lo que la región necesitaba para producir su prestigioso arte cerámico. Una vez reducidos a polvo los minerales graníticos presentes en el suelo (caolín, feldespato y cuarzo) y formada la pasta de porcelana, solo necesitaban la madera para la cocción y el agua para encauzarla, y de ambos había abundancia.

Así comenzó la aventura artesanal, artística e industrial de Limoges. Desde el modelaje hasta la decoración final, es mucho el arte y el savoir faire indispensable para conseguir la blancura, fineza y translucidez, que caracterizan y dan fama mundial al producto. Según su forma, los objetos son fabricados por prensado, calibrado o coulage de la pasta para porcelana. La pieza pasa por un primer proceso de cocción (le dégourdi) y un segundo a una temperatura de entre 1.300-1.400 ºC. La decoración se hace a mano o por calcomanía.

Visitas recomendadas en torno a la porcelana

La visita al Museo Nacional de la Porcelana Adrien-Dubouché, interesante museo que custodia la colección más importante del mundo de cerámica de Limoges y en el que podremos hacer un recorrido por la historia de la cerámica desde la antigüedad hasta el momento presente en los diferentes continentes y culturas del planeta; al horno de Les Casseaux, uno de los últimos hornos de porcelana intactos de la ciudad y el único que ha sido clasificado como Monumento Histórico. Está ubicado en una bonita nave industrial del siglo XIX que ha sido museizada para dar a conocer la historia, el proceso de fabricación de la porcelana y la importancia del dominio del fuego; y la visita los antiguos talleres de porcelana de la familia Bernardaud, fundados en 1863. La característica principal de esta fábrica es que sus dueños siempre han contado con artistas de renombre internacional para diseñar sus piezas. Así mismo, cuentan con clientes de élite, entre los que se encuentran varios de los más famosos restaurantes del mundo.

En la visita se muestran las distintas etapas de la fabricación, desde la materia prima hasta el producto final, y se pueden contemplar numerosas obras y, si se desea, adquirir alguna de sus apreciadas piezas.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos personalizados. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.
Aceptar
x