El centro de los Alpes italianos está repleto de puntos de interés para el turista. La sierra de los Dolomitas ofrece una de las vistas más fascinantes, gracias a los tonos rosáceos producidos por el reflejo del sol. De gran atractivo histórico es la región de Trentino-Alto Adigio, dividida en dos zonas culturales netamente diferenciadas, la alemana y la italiana. La capital de esta segunda es Trento, sede del célebre concilio eclesiástico del siglo XVI. Sus palacetes con portones de mármol y sus elegantes plazas evocan el mundo refinado del Renacimiento. En cambio, Bolzano, en la zona germanófona, conserva el sabor de las villas medievales, con sus callejuelas enrevesadas y sus residencias de estilo tirolés. El turismo más más exclusivo se desarrolla en torno a Cortina d’Ampezzo,. Los más de seiscientos lagos alpinos, los profundos desfiladeros y la rica flora y fauna hacen de esta zona un paraíso para los amantes de la naturaleza. Esta Ruta por los Alpes Dolomitas regala unas panorámicas únicas.

 

En el centro de los Alpes italianos se alzan los Dolomitas, un grupo de macizos del nordeste de Italia –situados junto a la frontera con Austria–, que ocupan parte de la región del Véneto y de la del Trentino-Alto Adigio. Los Dolomitas están formados por los macizos de Sella (3.152 m), Brenta (3.173 m), Tofane (3.243 m) y Marmolada (3.342 m), donde se sitúa su pico más alto. La principal puerta de entrada es la ciudad de Trento. Si se prefiere llegar en avión y recoger un coche de alquiler en el aeropuerto, los más cercanos son los de Verona, a 101 km de Trento, Venecia, a 157 km, o Milán, a 203 km, desde donde se puede continuar hasta Trento, punto de inicio de la ruta.

 

Una parada panorámica

Conviene antes de llegar a Trento, hacer una parada para descubrir el lago di Garda. En el norte de Italia, justo donde las llanuras alzan la vista hacia los Alpes, se extiende la Región de los Lagos, en la que conviven los escenarios naturales, el legado histórico y la riqueza artística. La mejor manera de recorrerlo es siguiendo la Ruta Panorámica Gardesana, la sinuosa carretera que bordea al completo el lago regalando vistas imponentes, y atravesando pueblos balnearios y villas señoriales, cuya belleza atestigua por qué fueron el destino preferido de la élite burguesa e intelectual de comienzos del siglo XX.

 

Trento y Bolzano

La provincia del Trentino tiene en Trento su capital, una ciudad con monumentos medievales y renacentistas, que se ubican, sobre todo, alrededor de la plaza del Duomo. Aquí están el palacio Pretorio, que aloja el Museo Diocesano con vestigios romanos; la torre Cívica y la catedral de San Virgilio. Frente a la catedral están las casas Rella y Cazuffi, renacentistas, con frescos y esgrafiados en las fachadas. Pero, el edificio más ilustre es el castillo del Buonconsiglio, una fortificación del siglo XIII, que acogió el Concilio de Trento del siglo XVI; www.comune.tn.it. A 50 km al norte está Bolzano. Se halla en la confluencia de los ríos Agidio e Isarco, y es la capital administrativa de su provincia homónima y centro cultural del Tirol Sur.
La plaza de Walther es su centro histórico, donde están la catedral y de donde parten callejones gremiales con soportales como en la Via dei Portici. En Bolzano destaca la visita al Museo Arqueológico, donde se ven los restos de un cazador de la Edad de Bronce.

 

Otras visitas de la Ruta por los Dolomitas

Esta ruta por los Dolomitas en Italia se adentra en su interior en
Catinaccio, que es donde mejor se aprecia el fenómeno de la enrosadira (al alba y al atardecer las montañas se vuelven de color rosa). El mejor acceso es desde Vigo di Fassa. El Valle de Fassa es una de las zonas más conocidas de los Dolomitas por su proximidad al conjunto de la Marmolada, que con 3.343 m, es el macizo más alto de la región. En Canazei se puede coger un teleférico con vistas sobre estos picos. Santa Magdalena, en el valle de Funes, este pequeño pueblo es una base ideal para practicar senderismo. Muchas carreteras locales sobresalen por sus vistas; en el norte, por ejemplo, destaca la A22, de Bolzano a Bressanone, y, hacia el sur, la SS51, que lleva hasta Cortina d’Ampezzo. Los picos de las Tofane (3.244 m), Monte Cristallo (3.221 m) y del Sorapiss (3.205 m) dominan este valle, en el que se encuentra Cortina d’Ampezzo, centro neurálgico del turismo invernal más exclusivo de los Dolomitas, y en verano, punto de partida de numerosas excursiones, como la Croda da Lago, de esbeltas agujas, es una de las cimas más conocidas del entorno de Cortina.

Cerca de Cortina d’Ampezzo también tendremos ocasión de disfrutar de tres de las joyas más preciadas de la ruta de los Dolomitas: el Lago Misurina, auténtico espejos de los Dolomitas italianos, que regala alguna de las estampas más bonitas de la zona y es punto de partida para realizar la ruta de senderismo alrededor de las Tres Cimas de Lavaredo, la más popular en Dolomitas; y la visita imprescindible al Lago de Braies, en el Parque Natural Fanes-Sennes-Braies, una bucólica postal natural de un intenso tono azulado, y uno de los lugares más visitados de los Dolomitas, y del que dicen es el lago más bello de los Alpes.

 

Rutas temáticas

Los Dolomitas están surcados por senderos señalizados, algunos pensados para seguir en varias etapas a pie. Es el caso de la red de Caminos Etnográficos. Uno de ellos es el destaca el «Sendero de la Paz», de 450 km, entre el paso Stelvio y la Marmolada, que rememora su uso durante la segunda guerra mundial. Desde Bolzano sale la Gran Carretera de los Dolomitas, uno de los caminos alpinos más bellos, que recorre los valles de Fieme y Fassa hasta Cortina d’Ampezzo. Otras ideas: la «Ruta del Vino», que transcurre entre viñedos desde Trento a Bolzano y pasa por pueblos en los que se visitan bodegas; y la «Ruta de los Castillos» que, en verano, puede seguirse con el Trenecito de los Castillos; éste sale de Trento y realiza un recorrido panorámico hasta Rovereto, con paradas en una veintena de bastiones.

Excursiones

En verano, la zona se convierte en escenario idóneo para deportes como alpinismo, escalada, parapente, bicicleta de montaña y canoa o rafting, sobre todo en el Valle de Sole. Los alrededores de Cortina d’Ampezzo también son apropiados para senderismo. En esta población se puede subir en funicular a la cima de Tofana di Mezzo, de 3.195 m, con vistas panorámicas al Valle del Boite.

Esta Ruta en coche por los Alpes Dolomitas en Italia, hilvana mágicos valles y cumbres alpinas, pueblos de tradición tirolesa y paisajes de excepción.
¡ No te la pierdas ¡. Ver la ruta