Flandes se puede descubrir de manera desenfadada a través de su particular relación con la cerveza. Bélgica dispone de 450 variedades de cerveza y los propietarios de las grandes brasseries deben que pasar por el Office Belge de l’Art de Servir la Bière para aprender a tratarlas. Y es que la cerveza en Flandes es como el vino en Francia. Pero además, en un reducido espacio, Bélgica concentra gran cantidad de Ciudades de Arte como Bruselas, Amberes, Brujas, Gante, Lovaina o Malinas. ¡Bon appetit!

 



Una ruta mágica por Flandes para descubrir un país único y dónde se podrá degustar las clásicas cervezas pils, elaboradas en cervecerías cada vez más sofisticadas y cervezas más especiales, como las trapistas, Gueuze, Kriek, cervezas blancas, entre otras… Utilizar la copa adecuada no es sólo una tradición, sino una obligación. De hecho, en los bares belgas con más de 300 tipos de cerveza es normal que haya también 300 tipos de copas distintas, una para cada variedad. Las copas han sido diseñadas especialmente para cada tipo de cerveza con el objetivo de potenciar su sabor, aroma y color. No hay duda de que Bélgica es el destino cervecero por excelencia. ¡Vamos a descubrirlo!

La capital de Bélgica y de la Unión Europea es algo más que un lugar atestado de funcionarios. Por sus comunicaciones, Bruselas es un excelente punto de partida para realizar una ruta por Flandes. Cosmopolita por definición, el corazón de la ciudad está en la Grand Place. Las antiguas casas gremiales se suceden alrededor, presididas por la Tour Inimitable o campanario gótico del ayuntamiento. La cervecería Le roy d’Espagne nos brinda una espléndida vista de la misma.

Otro de los iconos de Bruselas es el Manneken Pis, aunque tal vez resulte más entretenida una visita a las Galerías de St Hubert, la primeras y más antigua galería comercial cubierta de Europa, el juego del gato y el ratón de los camareros de la Rue des Bouchers con sus clientes o la vista de la ciudad desde la cúpula Art Noveau del Museo de Instrumentos Musicales que ocupa los almacenes Old England. Y hablando de museos, no olvidemos el Centre Belgue de la Bande Dessinée o Museo del Cómic, instalado en otro edificio del mismo estilo. En contraste, tras una ardua renovación, ha reabierto sus puertas el Atomium, edificio con forma de molécula emplazado en el Bruparck. Luego podemos probar la cerveza de fermentación espontánea, típica de Bruselas, en La mort subite, la Brasseria Cantillon o el Museo de la Cerveza (Maison Brasseurs).

A 27 Km. de Bruselas, Lovaina es la ciudad universitaria de Bélgica. Aquí dio clases el gran Erasmo de Rótterdam. Destacan del conjunto la Grote Markt o Plaza Mayor del siglo XV y el Gran Beaterio, hoy residencia de estudiantes, además de Patrimonio de la Humanidad. Lovaina se considera además la capital de la cerveza, sobretodo gracias a la factoría Interbrew o Stella Artois, famosa por su pils de baja fermentación. La degustamos en Domus o en la Barra Más larga del Mundo, la plaza Oud Markt.
A modo de curiosidad: La catedral de Alcalá de Henares y la Iglesia de San Pedro de Lovaina son los únicos monumentos del mundo que detentan el título de “Magistral”, privilegio papal dispensado en raras ocasiones. El mismo calificativo aplican los ciudadanos a la cerveza Stella Artois. La vecina Malinas es bien conocida por las tradicionales escuelas de carillón y de tapices. Capital de los Países Bajos en otra época, Malinas se enorgullece de su cerveza Gouden Carolas, favorita de Carlos V. Podemos probarla en la cervecería-museo Het anker Brouwerij.

 



Amberes es el segundo puerto de Europa, la capital mundial del diamante y el lugar de nacimiento del gran maestro de la pintura flamenca Pietr Paul Rubens. En los alrededores de la estación se concentra el comercio de piedras preciosas, que podemos admirar en el Museo provincial del Diamante. Al lado empieza la Milla de Oro, un paraíso para las compras donde abundan las tiendas que venden los diseños de “Los Seis de Amberes”. También hay que perderse por el barrio de Zurenborg: conjunto arquitectónico único, con una gran muestra de edificios Art Nouveau. Como es obvio, hay que reservar tiempo para admirar la obra de Rubens en la Catedral, el Museo de Bellas Artes, y en su casa-taller convertida en museo. Y cuando nos sintamos sedientos, nada como la cerveza local De Koninck en la brasserie del mismo nombre o en Den Engel o en Pelgrom.

Dirigimos nuestros pasos hacia el suroeste para visitar Gante, que en el s.XVI fue la ciudad más grande de Europa al norte de los Alpes. Las tres torres son el símbolo más reconocible de la ciudad. Corresponden al campanario de la Catedral de San Bavón, a la Atalaya o Belfort y a la torre de la iglesia de San Nicolás. El emperador Carlos I nació en la ciudad, aunque sus rincones más encantadores tienen que ver con la humildad de los herboristas y los graneros; sus antiguos muelles y casas gremiales sobre el río Leie son deliciosos, como también lo es la cerveza Kwak de elaboración local. De Dulle Griet y Waterhui aan de Bierkant son lugares donde probarla.

 



Atravesada por una increíble cantidad de canales, Brujas es conocida como la Venecia del Norte. Hermosa ciudad que ha sabido mantener la misma fisonomía durante 400 años, es además un paraíso para las bicicletas. Las murallas, torres y puertas de acceso a la ciudad medieval se conservan prácticamente intactas. En el fortín o Buró se encuentra la Basílica de la Santa Sangre, del siglo XII, donde se guarda la reliquia de Jesucristo. A finales de la primavera, es festejada con una llamativa procesión. En Flandes debe conocerse el Centro y Escuela de los famosos encajes flamencos. Más tarde, podemos aprender cómo se elabora la cerveza Brugse Zot, de alta fermentación, o la Blanche de Bruges, en Brouwerij De Halve Maan.

A poca distancia de Brujas, el lago del Amor o Minnewater, con su puerto fluvial, constituye un romántico paseo. Por sus aguas nadan los cisnes que velan los restos de Minna, hija de un marinero que prefirió morir antes que casarse con el hombre al que no amaba.

Nos vamos de ruta a Flandes, para descubrir estas ciudades de cuento, tradición y vanguardia, ¿te apuntas?.
Reserva esta ruta en nuestra web y disfruta al máximo de tu viaje.

Reserva ahora al mejor precio: Ver la ruta