Tierra de pintores, Normandía seduce por sus verdes pastos donde pacen las vacas, por sus valles sembrados de castillos y casas solariegas, por los vergeles de manzanos que dibujan los meandros del Sena, por la belleza impetuosa de sus costas barridas por el viento. Pero sobre todo, por sus cielos de colores huidizos y luces cambiantes que inspiraron los mejores lienzos del impresionismo. La sidra, el camembert y la tarte normanda le dan el toque de sabor a esta región de postal.

 



Iniciamos nuestro viaje y Ruta por Normandía, en Giverny, capital del Impresionismo. La belleza y la luminosidad de su paisaje atrajo a Claude Monet, que en 1883 decidió trasladarse a este pueblecito con su familia. En ella trabajó hasta su muerte, a la edad de 86 años. Su casa, hoy convertida en museo, vio nacer algunas de sus mejores obras inspiradas en el agua de los estanques, en las hojas y las flores de sus jardines de nenúfares. El curso del Sena nos lleva a Les Andelys, un pintoresco pueblo situado en un meandro del río dominado por el Château Gaillard, la robusta fortaleza construida en 1197 por el legendario Ricardo Corazón de León

 



Es obligatorio detenerse en la histórica ciudad de Rouen, capital del ducado normando desde el año 911 y musa de grandes escritores y artistas. A pesar de los daños ocasionados por la II Guerra Mundial, Rouen conserva intactos sus barrios antiguos con casas típicas de entramado de madera, marco que inspiró a Gustave Flaubert memorables escenas de Madame Bovary. El recuerdo de Juana de Arco permanece vivo en la Place du Vieux Marché, donde fue quemada en la hoguera. Aquí nace la Rue du Gros Horloge, que conduce a las puertas de la catedral de Notre-Dame donde se encuentra la tumba de Ricardo Corazón de León. Destaca su célebre fachada, pintada una treintena de veces por Monet bajo los efectos de la luz cambiante. Cada noche desde el 26 de junio al 18 de septiembre, la plaza de la catedral se transforma en un espectáculo de luz inspirado en la serie de las catedrales del pintor.

 



De Rouen atravesamos el puente de Tancarville sobre el Sena y ponemos rumbo norte hacia la Côte d’Albâtre. La carretera lleva a Fécamp un pequeño pueblecito conocido por el Palais Bénédictine, en cuyas destilerías se guarda celosamente las 27 hierbas y especias que constituyen el aromático licor que lleva su nombre.
La Costa de Alabastro posee acantilados abismales de aguas lechosas inmortalizados en los lienzos de Monet. Los de Falaise d’Aval, un gigantesco elefante de roca que hunde su trompa en el mar, son espectaculares.
Proseguimos hasta Le Havre, uno de los principales puertos de Francia situado en el estuario del Sena. El encantador barrio marítimo de Saint Adresse fue lugar de inspiración de Monet, que creció en esta ciudad. El Puente de Normandía, inaugurado en 1995, lo une a Honfleur. Tiene 2.200 m de longitud y lo sostienen dos pilares colosales de 214 metros.
Cruzando el puente de Normandía llegamos a Honfleur, patria del pintor Eugène Boudin, este pueblecito pintoresco con sus casas recubiertas de pizarra fue un importante centro cultural en el siglo XIX. 4. Este pintoresco puerto pesquero de calles estrechas y casas de entramados de madera está lleno de encanto. Cuna del impresionismo y centro de actividad artística en el siglo XIX, atrajo a personajes como Monet o Baudelaire. Los pintores siguen inspirándose en su muelle y exponen sus obras en los Greniers à Sel.

 



Siguiendo la Côte Fleurie pasamos por los destinos vacacionales más elegantes de Normandía como Trouville, Deauville o Cabour. En su Grand Hotel se inspiró Marcel Proust para escribir En busca del tiempo perdido.
Dejamos por un día el impresionismo para adentrarnos en las tierras del desembarco de Normandía. El museo Mémorial de Caen es un buen punto de partida para situar los hechos del Día D en su contexto histórico. Guillermo el Conquistador y su esposa Mathilde erigieron en esta ciudad los mayores monumentos del románico normando: el castillo del siglo XI que actualmente alberga el Museo de Normandía y el Museo de Bellas Artes, y dos abadías consideradas obras maestras de este estilo arquitectónico.

A 30 km por la N-13 llegamos a Bayeux, primera ciudad liberada por los aliados. La catedral de Notre-Dame y el Centre Guillaume-le-Conquérant, con su gran Tapiz medieval de la Reina Matilde, son lugares de visita obligada. Al norte, en la Côte de Nacre, se encuentran las playas donde el 6 de junio de 1944 desembarcaron 135.000 soldados dispuestos a derrocar al III Reich. Los 150 Km. de costa que separan Cherbourg de Caen preservan la memoria de aquel momento histórico. Sword, Juno, Gold, Omaha y Utha, son las playas donde en 1944 tuvo lugar el Desembarco de Normandía y que han pasado a la historia con sus nombres en clave. Los museos de Bayeux, Arromanches o el Memorial de Caen rememoran los acontecimientos del Día D.

 



Los adictos al queso francés deben desviarse un poco de la ruta y seguir el curso del río Orne hasta la Suisse Normande. Cuenta la leyenda que una campesina de la pequeña aldea de Camembert escondió durante la Revolución a un sacerdote de Brie, quien le reveló el secreto del famoso queso de su lugar de origen. La mujer mejoró la fórmula dando lugar al queso más popular de Francia, que sigue elaborándose en sus granjas de forma artesanal.
El viaje por Normandía toca a su fin en el Mont-St-Michel. Esta roca situada estratégicamente entre Normandía y Bretaña, coronada por una hermosa abadía, es un prodigio de la arquitectura religiosa. Se dice que el Arcángel San Miguel ordenó al obispo de Arranches la construcción de una abadía fortificada sobre este islote rocoso declarado Patrimonio de la Humanidad. Las fuertes mareas le sirven de defensa natural y convierten a esta isla-castillo en un lugar de inigualable belleza. Contemplar las aguas cambiantes que la aíslan en medio del mar es el colofón perfecto para esta ruta.

No te pierdas nuestra ruta recomendada por Normandía, te va a encantar. Entra en nuestra web y reserva ahora la ruta y recibirás gratuitamente nuestra Guía de la Ruta de Normandía, con toda la información y sugerencias día a día, para que disfrutes al máximo del viaje. Ver la ruta