El tramo de la Gran Ruta de Suiza que conecta Berna con Lucerna atraviesa un sinfín de localidades rurales en un paisaje salpicado de campos antes de adentrarse, entre anchos valles, en la Reserva de la Biosfera de Entlebuch, un paisaje pantanoso y calcáreo prealpino. El lugar es ideal para relajarse con la tranquilidad del entorno o practicar senderismo a la vez que se descubre una fauna y flora de relevancia internacional.

Lucerna monumental

Situada en la orilla occidental del lago de los Cuatro Cantones, Lucerna es una ciudad de plazas e iglesias. Sus dos símbolos son el Kapellbrücke, un largo puente de madera cubierto del siglo XVII, y el Centro de Cultura y Congresos (KKL) diseñado por Jean Nouvel, cuya sala de conciertos (donde se celebran los festivales de Lucerna y el Blue Balls) presenta la mejor acústica del mundo.

Vistas de Lucerna

El casco antiguo de la ciudad alberga muchas casas históricas adornadas con frescos, la primera iglesia barroca del país, la gran Hofkirche de altas torres, y el famoso León Moribundo, una escultura tallada en la roca natural. Pero para apreciar toda su belleza hay que subir a uno de los barcos que navegan por el lago. Una de las mejores combinaciones es la que permite enlazar después con el tren cremallera más empinado del mundo para llegar a la cima del monte Pilatus que, con 2.132 metros de altura es, además de un nido de dragones, según cuenta una leyenda, uno de los mejores miradores de Lucerna.

Tell y el origen de Suiza

Al sur del lago de los Cuatro Cantones se encuentra el pequeño pueblo de Altdorf, donde nació el legendario Guillermo Tell. Cerca, en el prado de Rütli, entre el bosque y la orilla del lago, nació la Confederación Helvética.

Cimas accesibles cerca de Lucerna

El primer teleférico giratorio del mundo llega, desde Engelberg, a la cima del monte Titlis (3.020 metros de altitud), donde podremos pasear por el glaciar, entrar en una cueva de hielo o caminar por el Titlis Cliff Walk, el puente colgante más alto de Europa. También podemos subir al monte Rigi, la reina de las cumbres a 1.798 metros de altitud, en el primer tren cremallera de Europa (1871) desde Vitznau.

Este tramo de ensueño por la Región de Lucerna está incluido, como no podía ser de otra manera, en La Gran Ruta de Suiza, un viaje imprescindible por algunos de los paisajes más fascinantes del país helvético, pensado para disfrutar de su naturaleza, historia y cultura a bordo de un automóvil.
¡Descúbrela, te va a encantar! Ver la ruta