Cuenca, una de las ciudades más bonitas de España, nos llevará hasta el nacimiento del río Cuervo, uno de los monumentos naturales más bellos de la Península. Un impresionante paraje con un espectacular encanto, en el que las aguas se precipitan por cornisas creando un paisaje que cautiva a los viajeros. Pero la Ciudad Encantada y el Parque Natural de la Serranía de Cuenca esconden tesoros menos conocidos que te invitamos a descubrir.

Nuestra ruta en coche hacia el mnacimiento del río Cuervo arranca en Cuenca, bella ciudad castellana enclavada entre los ríos Huécar y Júcar que no nos dejará indiferentes. No en vano fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la belleza de su patrimonio arquitectónico y el singular paisaje que la rodea. Imprescindible será recorrer su casco antiguo dejándose perder por el entramado de encantadoras callejuelas, degustar sus ricos platos típicos y disfrutar del entorno encantado que dota de un halo especial a toda esta ciudad mágica. Asomadas al río, las famosas Casas Colgantes son un impresionante y hermoso prodigio de arquitectura.

Sin perder ni un detalle de los muchos que encontramos a lo largo de nuestra ruta, nos dirigimos en el excelente mirador natural del Ventano del Diablo, desde donde podemos observar al río Júcar abrirse paso por un valle, para continuar hasta la Ciudad Encantada, situada en pleno corazón del Parque Natural de la Serranía de Cuenca y rodeada de inmensos pinares. Una maravilla geológica, ejemplo paradigmático de paisaje de erosión kárstica, declarada Sitio Natural de Interés Nacional. Desde el pueblo de Tragacete, nos adentramos en la sierra para encontrarnos con uno de los más atractivos parajes naturales conquenses, el nacimiento del río Cuervo, Monumento Natural de extrema belleza y el protagonista de esta ruta. A 1.490 metros de altura nos espera brotando imperioso de la falda occidental de la Muela de San Felipe. Para llegar al nacimiento, es necesario caminar por los senderos que están marcados y siguen paralelos al curso del río, pasando a través de cascadas, manantiales y pozas de agua cristalina. Es difícil explicar la sensación que se siente oyendo el agua que va brotando en este rincón tan espectacular que parece sacado de un cuento de hadas. En la serranía de Cuenca, se encuentra el valle de Solán, verdadero vergel de la naturaleza cruzado por el río Cuervo, que refresca no sólo nuestra sed de aventura sino la curiosidad por las historias y leyendas que se cuentan sobre este lugar.

Escápate unos días y sigue nuestra ruta en coche recomendada por Cuenca y el nacimiento del río Cuervo

Viajar en coche es un placer. ¿Te apuntas?