Ludwigsburg, Esslingen, Marbach o la misma Stuttgart brillan esplendorosas al aproximarse la Navidad, inundadas por el espíritu de alegría y hermanamiento que caracteriza a estas entrañables fechas. La magia de los mercadillos de Adviento dota de un encanto especial a estas ciudades, que unidas forman todo un tesoro medieval y barroco en torno al río Neckar.

 

Mercado de Ludwigsburg: dejad paso al rey Federico I

Una de las perlas del barroco germano, Ludwigsburg, se presenta ante nosotros aún más encantadora y pintoresca al acercarse la Navidad. La ciudad entera se llena de magia, comenzando por la histórica plaza del Mercado, iluminada por miles de diminutas luces que la hacen resplandecer, engrandeciendo aún más la majestuosa iglesia barroca que la preside.
Del 27 de noviembre al 23 de diciembre Ludwigsburg adquiere un brillo especial fruto de uno de los mercados de Adviento más bellos del país. El día de su inauguración y posteriormente, cada sábado, el mismísimo rey Federico I y su corte real pasean entre sus casetas haciendo las delicias de los visitantes. En el ambiente se respira el aroma del tradicional vino caliente de la zona –conocido como Glühwein–, de las castañas asadas, los gofres o el pan de jengibre y miel recién horneado. Sin olvidar la apetitosa Holzofendinnede (pizza de Suabia, ¡absolutamente deliciosa!), que acompañaremos de una taza de sidra humeante.

 

Del medievo a la edad moderna en Esslingen am Neckar

Esslingen nos regala una colección de 800 edificios históricos que salpican sus principales calles y plazas. Al acercarse la Navidad, el espíritu de Adviento se adueña de ellas y nos dirige al mercado Medieval, que este año se celebra entre el 27 de noviembre y el 21 de diciembre. Malabaristas, juglares y otros artistas nos transportan a una Navidad que parece rescatada de la misma Edad Media, mientras que, en más de 200 casetas, modistos, peleteros, sopladores de vidrio, herreros, yeseros, cesteros… ofrecen, como hacían antaño, una riquísima variedad de artículos, entre las que podemos encontrar objetos navideños y una muestra de la mejor gastronomía local.

 

Stuttgart y su espectacular mercado de Adviento

Considerado por algunos como uno de los mercados navideños más espectaculares de la Vieja Europa, el de Stuttgart es, con 280 casetas, uno de los más grandes del país. El mercado presume, además, de celebrarse alrededor de uno de los centros históricos de origen medieval más fabulosos de Alemania. Llegada la temporada de Adviento, la ciudad entera se llena de luz alrededor del palacio Antiguo y el complejo barroco del palacio Nuevo, que se convierte en un telón de fondo ideal con sus tejados de madera profusamente decorados. La música impregna casi cada rincón del mercado y, en la plaza del Palacio, un ferrocarril en miniatura, un carrusel y los talleres de pan de jengibre hacen las delicias de grandes y pequeños.

Tras los pasos de Friedrich Schiller

Con la visita a Marbach am Neckar, cuna del poeta y dramaturgo Friedrich Schiller, situada a orillas del Neckar, ponemos punto y final a esta ruta. En Adviento y durante la Navidad, la ciudad disfruta de un halo especial, tan característico de estas fechas, que envuelve su pintoresco centro histórico y su colección de iglesias –la más antigua del siglo XVI–, que no debemos dejar de visitar, así como una variada serie de edificios históricos, incluida la casa en la que nació el propio Schiller. La ciudad le rinde homenaje igualmente a través del Archivo de Literatura Alemana –el Deutsches Literaturarchiv– y el Schiller-Nationalmuseum.

 

Sigue nuestra ruta recomendada, ¡te va a encantar!: Ver la ruta