Situados en una pequeña colina entre el lago de Neuchâtel y el lago de Murten, los viñedos de Mont Vully forman una de las zonas vinícolas más hermosas del mundo, con sus campos verdes, el agua plateada del lago de Murten y las montañas nevadas de los Alpes en el horizonte. Marcan el inicio ideal de esta tercera etapa de la Gran Ruta de Suiza por la región de Friburgo.

Paseo por Friburgo

La ciudad medieval de Friburgo, a orillas del río Sarine, es una de las joyas arquitectónicas de Suiza, especialmente por su monumento más conocido, la catedral gótica de San Nicolás. Subiendo 365 escalones accederemos a lo alto de su torre principal, desde la que se puede contemplar todo el barrio antiguo de la ciudad, a 74 metros de altura.
Friburgo es famosa por su universidad, por sus numerosos puentes y por las frescas fuentes de su Basse-Ville. Andando por sus callejuelas medievales llegaremos al pie del Funi, un funicular que, desde 1899, funciona con lastre de agua y que sube a un mirador desde el que ver todo Friburgo.

Gruyères, queso y arte

Desde Friburgo la ruta nos conduce, bordeando el lago de Gruyères, hasta la población homónima, a los pies del monte Le Moléson. Gruyères es un pequeño núcleo que creció alrededor de un precioso castillo situado en un contrafuerte rocoso desde el siglo XIII. El arte de sus salas se extiende extramuros del castillo en el Museo del Tibet y el Museo H. R. Giger, convirtiendo Gruyères, no solo en un bonito pueblo medieval de montaña, sino también en un centro cultural donde el arte es protagonista.
El famoso queso gruyer es originario de Gruyères y se produce desde 1115 con leche de vaca, en ruedas de 35 kilos. A pesar de lo que diga la leyenda, el verdadero gruyer suizo no tiene agujeros y, aunque es duro, tiene un fino sabor.

El famoso y fino chocolate suizo

La región de Friburgo representa la Suiza más auténtica; sus habitantes hablan dos idiomas, elabora el famoso y fino chocolate suizo y de aquí salen algunos de sus quesos más conocidos. Podremos probar el chocolate en La Maison Cailler de Broc en un circuito lúdico que incluye degustación. También podremos visitar una quesería tradicional, donde se elaboran los quesos gruyer y vacherin, y donde explican todos los pasos en su fabricación.

Este tramo de ensueño está incluido en La Gran Ruta de Suiza, en un recorrido por algunos de los paisajes más fascinantes del país helvético, pensado para disfrutar de su naturaleza, historia y cultura a bordo de un automóvil . Con 1.600 kilómetros, la Gran Ruta de Suiza es uno de los recorridos de mayor atractivo de Europa por sus 22 lagos, 5 puertos alpinos y 12 lugares declarados Patrimonio Mundial de la UNESCO.
Descubre la región de Friburgo y La Gran Ruta de Suiza con nuestras Rutas Recomendadas por Suiza ¡ Suiza es el paraíso convertido en carretera !. Si te gusta viajar en coche, ésta es tu ruta. ¡Descúbrela!