Vacaciones en familia. ¿Dónde ir? Muchos destinos no son muy aptos para los más pequeños de la casa. Por eso, es importante elegir bien y escoger un lugar en el que los niños puedan también disfrutar. El portal MyWay destaca tres entornos que hará las delicias de toda la familia

Si las vacaciones ya de por sí deben ser planificadas…si es con niños más. Hay muchos destinos que no son aptos para niños, por las horas de vuelo, por la falta de recursos infantiles, etc. Sin embargo, hay otros que son un verdadero paraíso para los más pequeños de la casa, por el entorno natural, actividades, etc. Desde MyWay, el portal para los amantes de viajar en coche, se aconsejan tres destinos ideales para hacer turismo en familia.

Viajar en coche en familia

Llegan las vacaciones y el momento de compartir y disfrutar juntos, grandes y pequeños,  de momentos de calidad. Es hora de pasárselo bien, de descansar, de reírse, de descubrir, de aprender, de ver cómo se asombran ante lo diferente… Y si a ello se suma la comodidad de hacerlo en coche, el placer aumenta: pueden llevar sus juguetes, cargar toda la ropa que necesitan, improvisar un pic-nic en un lugar agradable, proponer cambios o paradas en la ruta para jugar un rato… ¿Qué más se puede pedir?

Suiza de fábula: aventuras en la tierra de Heidi

Suiza es un país perfecto para viajar con niños. Naturaleza, aventuras, lagos, museos interactivos,…hacen de él un destino perfecto para viajar en familia. Además, como aliciente, los más pequeños podrán disfrutar en los mismos entornos en los que Heidi paseaba con Blanquita, Niebla y Pedro. Queso, chocolate, glaciares y cataratas, serán los acompañantes perfectos. La ruta puede comenzarse en la fantástica ciudad de Zúrich, pasando después por la bella localidad de Lucerna. Luego, merece la pena dirigirse a la población de Maienfelda para descubrir el mundo de Heidi. El viaje continúa para visitar el museo al aire libre de Ballenberg, en Brienz. Después, puede visitarse Interlaken, la cima del Schilthorn, para terminar realizando la excursión ferroviaria más célebre de Suiza de la estación de Jungfraujoch. Además, Suiza es un país pequeño y de cortas distancias, tiene una de las mejores redes de carreteras de Europa. Es un país cómodo de visitar, ordenado y lo tiene todo muy bien señalizado.

Eslovenia, castillos y dragones

Remar por lagos en busca de castillos misteriosos, caminar en busca de cascadas, adentrarse en el corazón de la Tierra a través de impresionantes cuevas, sentir el vértigo de los cañones naturales más altos de Europa, descubrir a pie, en trenecito o en barco encantadores pueblos o ciudades medievales; son solo algunos de los alicientes que esperan en Eslovenia., una perla desconocida en el corazón de Europa. Una magnífica forma de empezar a conocer el encanto del país es acercarse a la falda de los Alpes Julianos para impregnarse del romanticismo que emana el lago y el castillo medieval de Bled. El Parque Nacional de Triglav, los valles de los ríos Sava y Soca se unen en el paso de Vrsic, donde vale la pena demorarse para visitar las bellas localidades montañesas de Trenta y Bovec, son algunas de las paradas de esta completa ruta llena de encanto.

La Selva Negra y Baviera, el reino de la imaginación

Si hay alguna zona en Europa que puede colmar los deseos de viajar y divertirse de toda la familia, esa es la Selva Negra y Baviera en el sur de Alemania. Además de magníficos paisajes, elegantes ciudades y románticos castillos que parecen sacados de un cuento de hadas, estas bellas y acogedoras tierras cuentan con dos estupendos parques de atracciones: Legoland y Europa Park, dos parques que proponen  un mundo de construcciones y de montañas rusas donde el límite lo pone la propia fantasía. El sur de Alemania goza de una exuberante riqueza natural. Verdes prados salpicados de aldeas tradicionales, ríos que cruzan pueblos reflejando sus casas de madera, flores colgando de porticones de colores, lagos por los que pasear en barca y senderos que conducen a altísimas cascadas son algunas de las estampas con las que el viajero se topa cada dos por tres a lo largo del viaje.