Estos dos valles repletos de paisajes y pueblos de una gran belleza, son el reflejo del saber hacer y de la excelencia francesa. Famosos por el viaducto de Millau y el queso de roquefort, en este viaje en coche te invitamos a recorrer la meseta de Larzac para descubrir su gastronomía, sus pueblos medievales y sus tradiciones artesanas. Además visitarás algunos de los pueblos más bellos de Francia, ya en la provincia de Lot, una tierra de excelentes productos; como las trufas o el foie gras, y, por supuesto, el excelente vino de Cahors Malbec, del que podrás conocer todos sus secretos.

 

 

El punto de partida ideal para este itinerario en coche es la capital del Aveyron, Rodez, una ciudad doblemente milenaria ubicada en el corazón de la comarca. Aquí conviven edificios medievales y de estilo renacentista. Se dice que su catedral custodia el campanario más bello de Francia.
Entre los incontables atractivos del Aveyron destaca Millau, donde podrás visitar alguna de sus fábricas de guantes más prestigiosas, que han vestido a personajes como Madonna, Beyoncé o Kilie Minogue, entre otros muchos, y descubrir cómo la calidad del trabajo de sus mejores artesanos se materializan en un saber hacer de prestigio. Pero no se puede hablar de Millau sin mencionar su viaducto —imagen turística de la región—, integrado perfectamente en un grandioso paisaje natural. Tiene una longitud de 2.460 metros y se apoya en el valle del Tarn sobre siete pilares de hormigón, el segundo de los cuales mide 343 metros. Desde Millau podremos también a disfrutar de las Gargantas del Tarn, un serpenteante cañón de elevadas y verticales paredes calizas que ofrece una sucesión ininterrumpida de panorámicas inolvidables y pintorescos pueblos que permanecen dormidos en plena Edad Media.

 

 

Y desde las alturas continuamos camino hasta Roquefort-Sur-Soulzon para adentrarnos en las entrañas de la tierra y descubrir cómo se elabora uno de los quesos más prestigiosos del mundo: el roquefort.

 

 

La belleza del paisaje y de los pueblos medievales que se cruzan a nuestro paso, como La Couvertoirade o Saint-Cirq-Lapopie, clasificados entre los « pueblos más bonitos de Francia» nos dejan a las puertas de Cahors, ciudad de Arte e Historia, donde tendremos la oportunidad de realizar una entretenida ruta en la que, a través de tres etapas diferentes y complementarias, conoceremos las peculiaridades del caldo Cahors Malbec, sus secretos y cómo debemos degustarlo. El puente Valentré y la catedral de Saint-Étienne, ambos Patrimonio de la Humanidad, son ejemplos de la riqueza arquitectónica de esta ciudad.

 

 

Al terminar la ruta conocerás las peculiaridades del vino de Cahors, característico por su color casi negro, cuyo secreto radica en su uva, malbec, y en la pasión de los vinateros.
Sigue nuestra ruta en coche recomendada por los valles del sur de Francia y descubre tradiciones y oficios artesanales que se trasmiten de generación en generación. ¡Te va a encantar!. Ver la ruta