Cuna de algunos de los más grandes genios de la música clásica, Austria aúna en su territorio la romántica belleza de los Alpes con el lujo del antiguo imperio que se respira en sus ciudades.

Mozart y Haydn acompañan al viajero en su ruta por Austria. Y no solo porque en las elegantes y animadas ciudades como Viena o Salzburgo sea frecuente oír improvisados conciertos de estudiantes del conservatorio, sino porque contemplando sus espectaculares paisajes, uno no puede más que sentirse parte de una hermosa sinfonía.

Todo en este país centroeuropeo parece estar perfectamente ordenado, como en un concierto en el que las notas han sido meticulosamente escogidas e hilvanadas con una maestría difícil de superar.

Viena, la cosmopolita capital, brilla por la opulencia de su arquitectura y por el buen vivir de sus habitantes. Los amantes de la cultura encontrarán mucho donde elegir, pues desde el centro histórico con su soberbia catedral gótica, sus barrocos palacios y jardines y las espléndidas cafeterías, todo en esta ciudad rezuma de cuidada arquitectura y amor al arte.

No se queda atrás Salzburgo, ciudad natal de Mozart y residencia de la familia de la emperatriz Sisi. Bañada por el río Salzach y coronada por una imponente fortaleza medieval, el Festung Hohensalzburg, la ciudad es un insuperable ejemplo de armonía urbanística y paisajística.

¿Y qué decir de la menos conocida pero igualmente imprescindible Linz, una pequeña y moderna ciudad, cercana a Chequia? Capital de la cultura en 2009, Linz rinde continuamente culto a la música, tanto clásica como moderna.

Pero si el viajero quiere disfrutar del viaje en coche por Austria, nada como adentrarse en su naturaleza y pasear por la aristocrática región de los lagos de Salzkammergut o navegar por el romántico Danubio.

Nuestra ruta Austria a lo largo del Danubio te permitirá conocer tanto la capital, como algunos de los enclaves naturales, culturales e históricos más sugerentes del país.