Monumentos únicos y magníficos. Calles que trasladan a otras épocas. Historia, arte y arquitectura se mezclan de manera singular formando lugares irrepetibles: las Ciudades Patrimonio de la Humanidad. Descubre el placer de la historia en estos lugares de importancia universal. Un sabroso asado y un buen tinto espera al final del camino. No te arrepentirás.

De Alcalá de Henares, la Universidad; de Segovia, su acueducto romano; de Ávila, las murallas y de Salamanca, su Plaza. Cuatro monumentos para enmarcar una auténtica lección de arte. Comenzamos el viaje en Alcalá de Henares, la primera ciudad universitaria concebida como tal que existió en el mundo. Creerá estar en el siglo XVI mientras recorre su Calle Mayor, los patios renacentistas de su Universidad centenaria (declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO junto con el recinto histórico de la ciudad), o sus antiguos palacios y conventos. Es el turno de Segovia, una ciudad que posee uno de los conjuntos románicos más ricos del continente europeo. Sin duda, su Acueducto romano, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, junto a la Ciudad Vieja te dejará sin palabras. A la hora de la comida, una cosa es segura: hay que probar el famoso cochinillo asado.

En Ávila podrás saber cómo se sentía un caballero medieval, ya que se trata del mejor ejemplo de lo que era una ciudad fortificada de la Edad Media. Su Muralla, la mejor conservada de Europa, guarda la Catedral gótica más antigua de España. En Salamanca, déjate impresionar por la monumentalidad de sus edificios, su emblemática Plaza Mayor, y la Universidad, una de las más antiguas del mundo. Ya en Toledo, te espera un verdadero museo urbano con más de 2.000 años de historia. Durante siglos, musulmanes, judíos y cristianos convivieron en armonía, dejando en sus estrechas calles y plazuelas un valioso legado cultural y monumental que merece la pena descubrir.

Sigue nuestra ruta recomendada y disfruta al máximo de tus vacaciones