A apenas dos horas en coche desde Montpellier o Toulouse, los departamentos de Aveyron y Lot esconden maravillas que pocos conocen. Un viaje de ensueño que recomendamos para quienes gusten de la tranquilidad de la campiña francesa y de pueblos clasificados entre los más bonitos de Francia. Sumamos visitas a castillos, un viaducto de vértigo, viñedos, gastronomía de primera –es la cuna del queso roquefort y los vinos de Cahors– y un paisaje por carreteras secundarias que mantienen intacta la belleza de antaño. Es difícil no caer rendido al encanto de esta ruta.
Aquí tienes 10 propuestas imprescindibles para descubrir por carretera los más bellos rincones de los valles de Aveyron y Lot:

 



1.- Pasea por sus plazas y recorre las calles peatonales del centro histórico de Rodez, la capital de Aveyron, ciudad doblemente milenaria. Aquí conviven viviendas medievales con casas de estilo renacentista.
Su principal atractivo es la catedral de Notre-Dame, obra maestra de estilo gótico, construida entre los siglos XIII y XVI. Su aspecto de sólida fortaleza domina la ciudad y sus alrededores desde lo alto de su campanario de 87 metros, uno de los más bellos de Francia.

 



2.- Disfruta de la mejor vista panorámica del imponente viaducto de Millau desde el área de descanso instalada en la antigua granja del Causse de Brocuéjouls o desde Peyre, declarado Monumento Histórico.
El gigantesco viaducto de Millau, integrado perfectamente en un grandioso paisaje natural, tiene una longitud de 2.460 metros y se eleva 343 metros (más alto que la Torre Eiffel) sobre el río Tarn.

 



3.- Descubre los secretos de los prestigiosos guantes de piel de Millau visitando uno de los talleres más reconocidos por la calidad del trabajo de sus artesanos.

 



4.- Adéntrate en su leyenda y conoce el proceso artesanal de elaboración del queso roquefort, uno de los más prestigiosos del mundo, descendiendo a la ciudad subterránea de Roquefort-sur-Soulzon, donde tiene lugar su maduración.

 



5.- Recorre en coche y contempla la más completa de las vistas panorámicas de las gargantas del Tarn y, si te animas, disfruta del placer de un paseo en canoa, piragua o rafting, y de la práctica del barranquismo.

 



6.- Sumérgete en plena Edad Media en el pueblo fortificado de La Couvertoirade, conservado de manera excepcional y clasificado entre los más bonitos de Francia, recorriendo su entramado de callejuelas, pasadizos cubiertos y casas del siglo XV, reflejo del poder militar de los templarios.

 



7.- Pasea sin prisas por la encantadora villa medieval de Saint-Cirq-Lapopie, declarada Monumento Histórico y uno de los pueblos más bonitos de Francia por su emplazamiento, encaramado a una roca sobre el río Lot. Sus evocadoras casas son pura leyenda.

 



8.- Adéntrate en el valle del Lot siguiendo los sinuosos meandros de un valle cada vez más escarpado hasta llegar a Cahors, ciudad de arte e historia, con un casco antiguo intacto y deliciosamente vivo.
Pasea por sus calles medievales hasta el conocido puente Valentré, auténtico emblema de la ciudad que franquea el río con sus tres torres fortificadas, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, al igual que la catedral de Saint-Étienne, ambos en el Camino de Santiago.

 



9.- Descubre los secretos y las peculiaridades del vino de Cahors, un tinto con carácter, fuerte y cuya principal cepa, la Malbec, le da su color casi negro. Para ello te recomendamos seguir tres visitas y experiencias bien distintas pero a la vez complementarias, que te ayudarán a conocer el proceso de elaboración, cómo debe degustarse y cómo puede maridarse.
En la Villa Cahors Malbec entenderás las claves del viñedo de Cahors. En la segunda de las etapas podrás visitar un castillo excepcional, no solo por su ubicación escondida en el viñedo, sino también por su amplia oferta enoturística, que permite sumergirse de lleno en el mundo de los vinos.
La última etapa te adentrará en la belleza de una cartuja escondida entre viñedos, el Château Gautoul, uno de los hitos más importantes de este viaje, donde se elabora un vino excepcional.

 



10.- Y cómo colofón de esta ruta, no te pierdas la panorámica de Cahors y el meandro del Lot desde el monte Saint-Cyr, ya sea al amanecer o al atardecer, cuando el sol intensifica su belleza.

En estas tierras además se disfruta del arte de comer y beber bien. Así que no te lo pienses y apúntate esta fantástica ruta entre tus viajes imprescindibles para hacer en 2017. ¡Te va a encantar!

Ver la ruta