Un castillo con puente levadizo, un museo de juguetes, el barco pirata de los Clicks… Al viajar con niños buscamos destinos en los que puedan aprender, tengan ocasión de experimentar y, sobre todo, en los que haya momentos para el juego y la diversión. Un viaje a Núremberg, complementado con una visita a Playmobil FunPark, cumplirá con creces vuestras expectativas.

 



Núremberg es una ciudad amable, con un encantador casco antiguo medieval rodeado de murallas y con una de las zonas peatonales más grandes de Europa, por la que resulta muy agradable pasear descubriendo tranquilas plazoletas y admirando las casas con sus curiosos entramados de madera. Al llegar hay algo que inmediatamente va a captar la atención de los niños: el castillo Imperial (Kaiserburg), que desde la parte más alta de la ciudad da la impresión de que, todavía hoy, la protege de cualquier peligro. De hecho vuestra visita bien podría comenzar por aquí, pues además de ver la fortaleza, con su foso de casi cincuenta metros de profundidad y su espectacular torreón circular, tendréis unas magníficas vistas sobre todo Núremberg. En el castillo se halla el importante Museo Nacional Germánico (Germanisches Nationalmuseum), con valiosas piezas entre las que destaca el globo terráqueo más antiguo del mundo. A ver si vuestros hijos descubren qué falta en él (es de finales del siglo XV y no aparece América).

 



Núremberg ofrece otros interesantes museos, como el del Ferrocarril, donde se exponen unos 40 trenes históricos. Está pensado para el público familiar y los niños podrán disfrazarse de revisor, admirar una gigantesca maqueta o, en el espacio Kibala, jugar con todo tipo de trenes en miniatura y construir sus propias maquetas.

Otro museo que sin duda gustará a los pequeños es el de los Juguetes, donde se exponen miles de piezas de diferentes épocas. Además hay una sala en la última planta donde los niños podrán hacer lo que se supone que tienen que hacer con los juguetes: ¡jugar! Mientras tanto, vosotros podéis tomar un café y dejaros llevar por los recuerdos que habréis tenido viendo esas casas de muñecas, esos soldaditos de plomo o esos trenes eléctricos. En verano el jardín del museo es muy agradable y podréis enseñarle a vuestros hijos a jugar a la rayuela o a las canicas.

Otro gran atractivo de la ciudad idóneo para toda la familia es su gran parque zoológico. Está perfectamente integrado en la naturaleza y no hay animales en jaulas, sino que están separados del sendero por fosos o vallas de madera. Cuenta con varias zonas de juego y una en la que los más pequeños podrán interactuar con animales de granja.

 



Ha llegado el momento de la diversión con mayúsculas. Playmobil-FunPark ofrece a grandes y pequeños numerosas atracciones protagonizadas por los populares Clicks y la oportunidad de jugar con los populares muñecos de Playmobil pero en formato grande . Quizás ya habéis visitado algún parque temático pero os aseguramos que este os va a sorprender a todos. Principalmente porque es mucho más participativo y no hay atracciones mecánicas; está pensado para que los pequeños puedan jugar e interactuar con las diferentes instalaciones y hay muchas orientadas a que los mayores puedan sumarse con los niños. Otra diferencia importante con otros parques temáticos es que en este no encontrarás colas. Subid a bordo del barco pirata, caminad entre dinosaurios, entrad en el castillo atravesando el puente levadizo, cabalgad con los vaqueros, trepad hasta lo alto de la cascada, remad en el lago… y jugad y jugad todo lo que queráis.

Sigue nuestra ruta recomendada a través de este enlace.