Finlandia es un país de contrastes que no te dejará indiferente. El largo y frío invierno finlandés da paso siempre a una primavera y a un cálido verano espectacular, lleno de colores y vitalidad, en el que el sol apenas se esconde tras el horizonte.

 

Nuestra ruta comienza en Helsinki, al sur del país. La capital tiene el tamaño perfecto para poder ser visitada a pie y eso haremos. Conoceremos los monumentos más emblemáticos de la ciudad, como la catedral luterana o la explanada del puerto. Pero también otros lugares como el parque de Kaivopuisto o la bahía de Töölönlahti.

 

Nuestro siguiente destino será el pueblecito medieval de Porvoo, a orillas del mar Báltico. Porvoo es lugar Patrimonio de la Humanidad y su casco antiguo, cuajado de casitas de colores construidas en madera y sus tranquilas callejuelas empedradas, enamoran fácilmente por su sabor auténtico.

 

Lappeenranta es la primera de las capitales lacustres que visitaremos, junto al gran Saimaa. Pero durante nuestro viaje habrá ocasión de conocer otras como Kuopio, Jyväskylä o Tampere, todas con la particularidad de estar rodeadas por los bellos lagos que han hecho famoso a Finlandia como el país de los mil lagos.

 

Fortalezas medievales como Olavinlinna, iglesias varias veces centenarias construidas con madera sobre paisajes idílicos, como la de Petäjävesi, torres que se elevan sobre el entorno y nos permiten admirar la belleza circundante, como las de Näsineula o Puiju. Finlandia es un destino que sabe cómo conquistar al viajero. Conocerás los paisajes que inspiraron al músico y compositor Jean Sibelius y podrás ver la casa del poeta nacional J. Ludvig Runeberg.

 

Un inmenso bosque de pinos, abedules y abetos cubre el ochenta por ciento del país. Un hábitat donde todavía vive el oso, el lince y el urogallo, así como fascinantes animales como la ardilla voladora, el pito negro (el mayor pájaro carpintero del mundo), el alce o la lechuza de Telgmann. Tendremos ocasión de adentrarnos en los famosos bosques finlandeses a través de senderos marcados para tomarle el pulso al pulmón de Finlandia en parques nacionales como el de Koli. Precisamente allí se encuentra uno de los paisajes más espectaculares de Europa, que se extiende hasta perderse en el horizonte desde la cima de la colina de Ukko Koli, que también conoceremos.
Naturaleza e historia, tradiciones y gastronomía. La provincia de Carelia, tan auténtica y especial como hace cien años, nos espera en este rincón próximo a Rusia para contarnos en sus interesantes museos al aire libre cómo era la vida en estas tierras antes de que el progreso llegase en forma de electricidad o teléfonos móviles, por ejemplo.

 

Saborearemos alimentos típicos del Norte, que raramente podrás disfrutar en nuestras latitudes, como el delicioso pescado kuha, las bayas de Karpalo o el pastel de reno.
Unas vacaciones llenas de actividades: navegarás en canoa por el lago Etelä Konnevesi, montarás caballos islandeses en la granja de Töltin Takia, te relajarás en las praderas de Tammerkoski, conocerás a los Mummin…
Anímate a venir a Finlandia con nosotros porque te aseguramos una cosa: volverás.

Sigue nuestra ruta recomendada por Finlandia, el país de los mil lagos y disfrutarás. ¡No te la pierdas! Ver la ruta.